sobre la moral, el alma y la muerte

octubre 9, 2009

1.

Quisera que estuvieras aún aquí conmigo.
y ahora que duermes un sueño sin sueños,
desearía hacer parte de tus sueños.
Extraño que no extrañes mi presencia,
y, aunque para mí tú aún posees vida,
para tí todos habitamos el reino de los muertos.

Desearía que pudieras recordarme,
mientras duermes el sueño indefinido,
pero sé que de tu mente
eternamente he desaparecido.

Desearía recordarte eternamente,
desearía recordar todo lo que fuimos,
mas no piensan lo mismo quienes sufren,
ellos desean estar contigo.

2.
El amor atrae el placer.
El placer repele el sufrimiento.
El amor atrae el sufrimiento.

Para qué el amor
si al morir he de olvidar?.
Para qué el odio
si al morir,
el olvido al perdón hará llegar?.

esclavos de sentimientos somos,
nuestro verdugo será el olvido.


3logía al amor perdido

I
Aquí, en mi lecho de muerte,
deseo una vida eterna, o una muerte temporal.
Quiero amarte eternamente, no quiero perderte.
Mas dichos pensamientos son de mente irracional.
Cómo envidio al corazón creyente,
con sus mitos de apariencia natural.

La nostalgia invade ahora mi mente.
Léeme un cuento de hadas, no volveré a despertar.
En mis sueños estarás ausente,
y lloro porque la muerte es inmortal.

II
Aquí estoy en el vaivén cíclico de una ola,
y vivo eternamente sin dos veces conocerte.
La nostalgia invade ahora mi mente,
quiero soñarte eternamente,
mas después cuando despierte,
no estarás más aquí en mi mente.

III
La vida terrena es temporal
Mas después ya no habrá muerte,
y aunque viva eternamente,
rostros nunca más verá mi mente,
sólo almas en su estado natural.

Desearía vivir en carne eternamente
Mas dichos pensamientos son de mente irracional.

__________________________________________________

Dos cerditos se encontraban
jugando bajo un árbol.
Movían piezas de ajedrez
y el tablero movían también.

Era dicho juego,
un ajedrez magnético,
de esos cuyas fichas
poseen un imán debajo.

Cada día eran muchas sus partidas
pero ninguna duraba mucho
y sin importar quién jugaba con blancas,
siempre terminaba en el problema
juegan blancas y mate en uno con las negras.
El mayor problema no era el gran problema,
el problema es que nunca los resolvían.

Filosofaban todo el día
llegando a afirmaciones
que siempre contrariaban
y nunca demostraban.

El cerdito 1 creía que especies iguales se atraen y especies diferentes se rechazan.
El cerdito 2 creía que especies iguales se rechazan y especies diferentes se atraen.

Hagamos un experimento, dijo el cerdo 1. Cogieron tres fichas al azar y las nombraron A, B y C e hicieron una tabla.

A B C

El cerdo 1 acercó la ficha A a la ficha B y observó que se atraían. Dado que según él esa es propiedad de especies iguales, les puso el signo x. Luego acercó la ficha B a la C, y observó que se atraían; le puso a C también el signo x.

Tenían los dos cerdos una tabla que mostraba
que las tres fichas elegidas
eran de la misma especie.

A B C
x x x

Según el cerdo 1, A y C se atraerían
pero fué tanto su asombro
cuando observó que repelían.

Hubo así un ganador.
Pero, tan parecidos eran los cerdos
que nunca nadie supo quien ganó.

Anónimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: