El verdadero modelo atómico

febrero 19, 2010

La ecuación de Einstein, la teoría de Magheijo y el materialismo moderno de Darling

Sabemos que nuestra apariencia y desarrollo físico está condicionado en gran parte por la herencia. Sabemos también que incluso nuestra manera de pensar y nuestra inteligencia están influenciados en gran manera por los complejos mecanismos de la herencia. No obstante, la naturaleza de manera ingeniosa permitió que el entorno cultural y ambiental fueran factores en la modificación de dichas características, evitando una predestinación fatal. Es por esa razón que podemos encontrar casos de superación en personas que genéticamente estarían destinados a no ser artistas porque nacieron sin manos.

Imagine por un momento que sus padres no se hubiesen conocido. ¿Cree usted que usted estaría aquí?.
Imagine que el espermatozoide que fecundó al óvulo de su madre hubiese sido otro diferente. ¿Cree usted que usted estaría aquí?.

Las respuestas a los interrogantes anteriores son inmediatas desde un punto de vista funcional. Si el código genético hubiese sido el mismo y las condiciones ambientales y culturales hubiesen sido las mismas hasta ahora, alguien como usted estaría aquí. Alguien como usted estaría pensando y haciendo lo mismo que usted con sus mismos recuerdos y emociones. Pero, ¿realmente sería usted?.

Nos encontramos claramente frente a un problema de definición de la identidad. La ciencia nos ha enseñado que nuestra identidad es producto del cerebro, lo cual es fácilmente demostrable. Los científicos saben muy bien y nos lo han hecho saber, que una lesión cerebral o una estimulación eléctrica en determinadas zonas del cerebro pueden hacernos percibir la realidad de otra manera e incluso inducirnos a falsos recuerdos o a un cambio de identidad. Esto implica de manera evidente que lo que llamamos identidad es en realidad un artificio cerebral. No obstante, esto no responde al interrogante principal: ¿Quien percibe dicha realidad?. Nuevamente la ciencia actual parece tener la respuesta. Cada célula de nuestro cuerpo nace y muere. Incluso las entidades fundamentales lo hacen. David Darling(un materialista innovador) de manera clara nos explica porqué podemos asegurar que lo que yo fuí ayer no es lo mismo que aquello que soy hoy. Esto implica que afirmar que existe un “yo” es absurdo porque cada partícula de nuestro cuerpo está constantemente siendo remplazada por otra y aquella partícula que podría haber considerado que era “yo” posiblemente ya desapareció. Por tanto una conclusión aparentemente lógica es que no existe el yo porque ninguna partícula de nuestro cuerpo es eterna. Quizá por eso desde la antiguedad los sabios crearon el sistema falacial de la existencia del alma como entidad inmaterial y por ende indestructible.

Yo he considerado por mucho tiempo(y lo sigo creyendo) que el alma es una entidad fundamental(partícula fundamental para ser más estrictos). Sin embargo, para la física contemporánea, esta es una afirmación incorrecta porque todas las entidades fundamentales pasan por el proceso de nacimiento y muerte. Por tanto, el alma también debería tener una vida efímera si es material. De otro lado seguir con la filosodía del alma inmaterial no es conviecente para los empiristas mas severos.

No obstante haré uso de mi interpretación de la famosa ecuación de Einstein E=mc2.
Dicha ecuación no significa que masa y energía sean conceptos distintos y que pueden tranformarse la una en la otra. La interpretación real es mas simple. La materia es energía. La transformación de energía en materia y viceversa no existe realmente, y es tan solo una interpretación muy humana que desde el punto de vista subatómico carece de sentido. Lo que ocurre en realidad es que toda la materia está formada de entidades fundamentales que no son más que paquetes de energía. La ecuación de Einstein describe de manera directa que la materia puede separarse en entidades fundamentales cada vez mas simples hasta llegar a las verdaderas fundamentales e indivisibles los cuales son paquetes energéticos.

La nueva teoría de Joao Magheijo asegura que la velocidad de la luz no siempre fue igual a nuestra conocida constante c. Esta teoría no anula la ecuación de Einstein. Simplemente sustenta(desde mi modesta perspectiva) que la ecuación de Einstein representa el proceso de separación de la materia en partículas cada vez mas fundamentales. Esta aseveración que hago no es nueva. Ya la conocían los físicos nucleares cuando crearon la bomba atómica y cuando utilizan aceleradores de partículas para encontrar nuevas partículas fundamentales. No osbtante, mi idea central es contrastar que la ecuación de Einstein sugiere básicamente una manera de encontrar la fundamentalidad de la materia. Si tomamos a la velocidad de la luz como una constante universal, es claro que las entidades fundamentales se obtienen cuando los objetos alcanzan la velocidad de la luz. Sin embargo, Magheijo ha llegado para complicar(en el sentido matemático) las cosas. Si la velocidad de la luz no siempre fue la misma implica que en algun momento las entidades fundamentales fueron diferentes. Aunque esta es una interpretación posible, considero que una solución menos complicada es mas probable. De hecho, la interpretación complicada sigue siendo válida pero como complemento de la mas simple, es decir viendo a las entidades fundamentales de la primera como partículas mas complejas y no como entidades fundamentales propiamente dichas.

La solución mas simple es tener en mente la ecuación de Einstein como un modelo de procesos. No importa cual sea la velocidad de la luz, cuando esta sea alcanzada cualquier objeto será separado en sus entidades fundamentales.
Mi interpretación es que la ecuación de Einstein sugiere que todo debe ser referenciado respecto a la velocidad de la luz. Si en un futuro los físicos miden a esta velocidad como igual a 300 m/s, no significa que sea igual a la del sonido. Lo que realmente ocurrirá es que el sonido se habrá reducido en la razón (300m/s)/(300000km/s). Por consiguiente, respecto a nosotros en la actualidad, dicha velocidad es igual a la equivalente a la de nuestro sonido actual. Pero, respecto a los físicos del futuro la velocidad del sonido será claramente muchísimas veces inferior que la velocidad de la luz, sea cual sea la velocidad de esta. Obviamente las moléculas de nuestro cuerpo se deberán ir adaptando a dichos cambios leves en las velocidades para no ser sorprendidas.

Regresando a la pregunta de nuestra identidad, la ecuación de Einstein(a mi parecer) sugiere que la materia es en realidad la unión de paquetes de energía. Ahora, dado que por definición una entidad fundamental no puede dividirse en otras mas fundamentales implica que son eternas(son indivisbles). El nacimiento y la muerte son en realidad un mismo proceso. Es tan solo la agrupación y separación de entidades fundamentales indivisibles. Recuerde que la separación de un cuerpo en entidades fundamentales indivisibles(energía) y la agrupación de entidades fundamentales indivisibles en cuerpos más complejos(materia) es la interpretación directa y simple de la ecuación de Einstein. El nacimiento y la muerte no es lo que algunos materialistas tradicionales pretenden hacernos creer, un movimimiento desde y hacia la nada. Incluso muchos físicos han caído en dicha trampa. Nos aseguran que las partículas fundamentales nacen y mueren desde la perspectiva materialista tradicional, pero no ven que en realidad la muerte y la vida son la misma cosa desde un punto de vista subatómico. Cuando decimos que un electrón muere, lo que perece es la funcionalidad temporal de un sistema que se ha descompuesto en unidades más simples. Sin embargo, E=mc2 nos garantiza que dichas unidades mínimas están, siempre han estado y estarán allí eternamente esperando a formar otro electrón o quizá un protón o un quark.

Cuando afirmo que el alma es una entidad fundamental implica que toda entidad fundamental está disponible para percibir la realidad de acuerdo a si hace parte de una roca, una planta o un animal. Ya he afirmado en artículos previos que la conciencia no se crea, tan solo se modifica de acuerdo a un sistema. Darling también afirma lo mismo pero aún así asegura que el alma no existe. Esto se debe a que la tradición oral nos ha hecho creer que el alma es la contenedora de los sentimientos, emociones y pensamientos. No obstante, para mí el alma es tan modesta(y al mismo tiempo compleja) como cualquier otra entidad fundamental, solo que al hacer parte de un sistema complejo tiene la propiedad de percibir la conciencia. Para ser mas estrictos debemos diferenciar entre entidad fundamental y partícula fundamental. Una partícula fundamental es la unión de varias entidades fundamnetales. Una entidad fundamental no puede dividirse en otras entidades más fundamentales. Esta es, reitero, el significado de la ecuación de Einstein cuando propone una constante universal. Es decir que dicha constante no puede ser superada y desde el punto de vista subatómico implica que las partículass que hayan alcanzado la velocidad de la luz no podrán descomponerse en otras más fundamentales y serán por definición entidades fundamentales. Ahora, ¿qué sucede cuando los físicos aceleran a la velocidad de la luz átomos y electrones en aquellos aceleradores de partículas?. Mi hipótesis sugiere que no todas las partículas fundamentales descubiertas se producen a la velocidad de la luz. Algunas lo hacen a velocidades ligeramente inferiores. De hecho, es muy probable que exista un intervalo muy estrecho de velocidades cercanas a la de la luz donde sea posible encontrar infinitas partículas fundamentales. No obstante, aquellas que alcancen la velocidad de la luz y que aparentemente han desaparecido, son en realidad entidades fundamentales libres y aquello que denominamos calor, luz o rayos de cualquier tipo son simplemente una manifestación de las entidades fundamentales libres de acuerdo a las condiciones ambientales en que se encuentran en dicho momento.

Ahora me atrevo a ir más allá y afirmar que solamente existe un tipo de entidad fundamental y no varias como sugiere la mayoría de los físicos nucleares en la actualidad. Por tanto, el alma también está formada de entidades fundamentales al igual que los electrones. Surgen así los siguientes postulados.

POSTULADO1: Todo el universo está formado de muchísimas(posiblemente infinitas) entidades fundamentales de la misma especie.

POSTULADO2: Todas las entidades fundamentales se unen para formar partículas subatómicas.

POSTULADO3: Las propiedades de la materia son el producto de la unión de entidades fundamentales.

Par subsanar el problema de cómo se originan la carga o la gravedad, muchos científicos han creado modelos teóricos que aseguran que existen entidades fundamentales con carga y entidades fundamentales con masa. Esto, a mi parecer es incorrecto. Para ello hago uso de un nuevo postulado.

POSTULADO4: Todas las entidades fundamentales poseen todas las propiedades conocidas en el cosmos como por ejemplo la carga, la masa, el movimiento y la percepción de conciencia.

Los postulados 3 y 4 son reafirmados mediante el siguiente postulado.

POSTULADO5
: Las propiedades físicas se amortiguan o acentúan de acuerdo al número de entidades fundamentales que forman un grupo(sistema) determinado y de acuerdo a cómo estas se agrupan dentro de dicho grupo.

El postulado 4 garantiza la disponibilidad de una propiedad física específica en cualquier momento. El postulado 5 afirma que cuando varias entidades fundamentales(las cuales poseen todas las propiedades físicas) se unen con otras, algunas propiedades desaparecerán(respecto al sistema) y otras quedarán y podrán ser acentuadas o reducidas. Cuando digo que una propiedad desaparece implica que es respecto al sistema, es decir que respecto a otro sistema dicha propiedad puede existir. Por ejemplo, para un sistema un electrón podría no tener carga, y por ende para dicho sistema el átomo que posee dicho electrón es diferente que el visto por un átomo que “cree” que dicho electrón posee carga. No es una contradicción afirmar que existe y no existe. La realidad es que las propiedades siempre han estado allí. Solo que respecto a un sistema determinado dicha propiedad podría incluso ser nula.

Ahora bien, por definición toda entidad fundamental puede hacer parte de un electrón, un protón, un alma o cualquier otra partícula fundamental(Postulado 2). Cuando dicha entidad fundamental hace parte de un electrón, se comportará como un electrón. Cuando hace parte de un alma, percibirá la realidad.

El razonamiento previo refuta la idea de que las entidades fundamentales nacen y mueren, y mas bien garantiza que son eternas y lo único que nace o perece es su funcioanalidad mas no su disponibilidad futura de volver a tener esa misma función.

A continuación me atrevo a conjeturar algo.

Modelo atómico de las entidades fundamentales libres

Cuando se dice que una partícula fundamental nace y muere(desde unaa perspectiva materialista no-tradicional), realmente implica que lo hace de manera periódica. Por ejemplo, supongamos que un átomo está formado de 10 8 entidades fundamentales.
De estas 10 8 entidades fundamentales 2 formarán un electrón, 2 formarán un protón, 2 formarán un neutron y 2 estarán en estado puro(aislados pero disponibles en el sistema). Cuando un electrón “muere” se descompone en dos entidades fundamentales. El electrón de remplazo observado no es mas que las dos entidades fundamentales libres que se unen para formar un electrón. Al siguiente instante muere un protón, es decir que se separará en dos entidades fundamentales. Ahora bien, las entidades fundamentales que hacían parte del electrón que pereció formarán el protón necesario para la estabilidad del átomo. Igual ocurrirá cuando muera el neutrón.
Ahora bien, la combinación de entidades fundamentales para formar una partícula subatómica no necesariamente debe ser tan regular. Por ejemplo, cuando el electrón se separa en dos entidades fundamentales f1 y f2, las otras dos entidades libres f3 y f4 no necesariamente deberán formar un electrón f3-f4. Podría ser que el electrón sea en realidad f1-f3 dejando a f2 y f4 como entidades fundamentales libres.

Este modelo simple explica el funcionamiento básico del proceso nacimiento-muerte que ocurre en el mundo subatómico. Sin embargo, sabemos que existen muchísimos electrones y protones y otras partículas fundamentales diferentes que en teoría son infinitas pero dentro de un átomo estable son finitas. Me atrevo a conjeturar de manera razonable que en los aceleradores de partículas deberá ser posible en un futuro formar átomos nuevos que no posean electrones, ni neutrones ni protones, y en su lugar posean otras partículas subatómicas desconocidas para nuestra realidad. No obstante, dichas partículas nuevas estarán formadas por nuestras familiares entidades fundamentales que forman los electrones, los protones y los neutrones.
Por consiguiente, el proceso de combinación y recombinación es más complejo pero en esencia es lo mismo. Una partícula se divide en entidades fundamentales y algunas de estas se recombinan con otras cuantas libres para dar origen a la partícula de remplazo garantizando la estabilidad del átomo. Aunque sabemos que dicha estabilidad no es infinita porque llegará un momento en que dicho átomo se hará inestable y no perdurará. Esto se explica mediante el hecho de que podemos ver el ciclo de combinación y separación no como una onda sinuidal de frecuencia y amplitud constantes, sino mas bien como una onda sinuidal de frecuencia variable y amplitud que se amortigua con el paso del tiempo hasta desvanecerse. Cuando la función sinuidal desaparezca, el sistema muere. La energía que proviene del exterior de un sistema es simplemente un mecanismo que acentúa de manera parcial la amplitud de dicha onda, pero desafortunadamente parece haber una ley que impide que dicha onda sea eterna y de amplitud constante. Es el mismo fenómeno de la búsqueda de una máquina de movimiento perpetuo. Por consiguiente todo sistema está condenado a separse en sus entidades fundamentales constitutivas. Esto garantiza sin embargo la diversidad de las cosas y la justicia de permitir que todas las entidades fundamentales formen sistemas complejos porque cuando unas entidades se separen de un sistema complejo, otras que hacían parte de una roca podrán hacer parte de un animal o una planta.

La idea fundamental es que decir que en el mundo subatómico las entidades fundamentales nacen de la nada y regresan a la nada es absurdo, reiterando que el nacimiento y la muerte son simplemente una combinación y separación de entidades fundamentales eternas que están disponible en todo momento para hacer parte de cualquier partícula fundamental. De hecho, considero que toda entidad fundamental hace parte de toda partícula fundamental. Es decir que toda entidad fundamental será un electrón en un momento dado, será un protón en otro momento y será un alma en otro. Esto lo sustento en una experiencia inmediata que solo la evolución puede haber permitido comprender. Sabemos que nosotros percibimos una realidad. Estoy plenamente convencido de que yo soy una y solo una entidad fundamental así como usted es una y solo una. Tanto usted como yo somos entidades fundamentales diferentes. Ahora bien, en este instante yo podría hacer parte de un electrón(me comportaría como un electrón) mientras que otra entidad formó un alma. En el siguiente instante, yo podría ser un protón mientras otra rempazaría al electrón. La ley natural que sugiero es que yo haré parte de todas las partículas fundamentales que se vayan desocomponiendo en el tiempo hasta completar un ciclo en el que volveré a ser un alma y percibiré la realidad. Ahora bien, al igual que la televisión es un conjunto de imagenes fijas pero para el cerebro parecen una secuencia en movimiento, la percepción de la realidad es una ilusión del cerebro lo cual no implica que yo no exista. Lo que sucede es que cuando yo haga parte de un electrón estaré literalmente muerto pero cuando el ciclo se complete y vuelva a ser parte de un alma, volveré a la vida. El tiempo en que ocurre dicho ciclo es tan pequeño que parece que yo siempre estoy vivo. Aunque igualmente podría decirse que siempre estoy muerto. En realidad vida y muerte son la misma cosa desde el punto de vista subatómico.

Enlaces de interés.

Hipótesis materialista alternativa a la tradicional (versión original)
Hipótesis materialista alternativa a la tradicional (versión en español
La evolución de la vida en el universo

__________________________________________________

———–El diálogo entre ideas——-

[Pensamiento primero]: Escuchadme, humanidad entera!. Aquí os presento el fruto de mi trabajo del cual tan solo deseo sacar un provecho intelectual mientras perciba mi existencia. No deseo la fama de mi nombre porque al morir seré despojado de él, y jamás podré saber que un día fuí su dueño.

[Pensamiento segundo]:Tu humildad no me orgullese. Mas bien hace arder aún más mi orgullo. Me orgullese mi propio orgullo aunque se retroalimente hasta la saturación y la muerte. Yo he descubierto lo mismo que tú y deseo mi justo lugar en los pilares de la historia. Deseo la inmortalidad en las mentes de todos los pueblos.

[Pensamiento primero]:Allá tú, no hay problema. Solo pido a la justicia humana que los libros de historia digan que además de un reconocido intelectual (que para mí podría haber sido cualquiera) de un siglo cualquiera cuyo aritmo carecerá algún día de sentido para ambos, tambien un miserable desconocido (que algún día fue un humano igual que tú) descubrió lo mismo que con vanidad pretendes conservar.

[Pensamiento segundo]:Has plagiado mi trabajo, hombre sucio y cruel!.

[Pensamiento primero]:Acusación absurda has inventado para justificar tu reconocimiento. Pero, ¿Qué sentido tiene plagiar un trabajo si no he de sacar algún provecho?. Si mi provecho es tan solo el placer de descubrir de manera honesta mediante mi esfuerzo personal, qué sentido tendría plagiar un trabajo el cual será firmado sin nombre alguno?.

[Pensamiento segundo]:Lo haces por envidia. Quieres opacar mi esfuerzo haciendo creer que otro descubrió lo mismo que yo.

[Pensamiento primero]:¿Qué te hace creer que solo tú o yo podemos descubrir el mundo?. Lo que he descubierto pudo haberlo hecho otro. De hecho, tú aseguras haberlo conseguido. Pero créeme que también dudo de tu sinceridad y comienzo a creer que eres tú quién me ha plagiado.

[Pensamiento segundo]:Calumnia!. ¿Cómo lo demostrarías?. No tienes pruebas!. Estás inventandolo todo.

[Pensamiento primero]:Quién lo haya publicado primero podría ser el posible descubridor.

[Pensamiento segundo]:Bien lo has dicho, pero cualquiera de los dos podría haber tardado un poco más en publicarlo.

[Pensamiento tercero]: Vuestra conciencia juzgará. Quizá ambos estén en lo cierto. Quizá ambos estén mintiendo. Quizá solo uno esté diciendo la verdad. Quizá yo también desee entrar en su juego.
Pero me pregunto. ¿Tendría sentido borrar un nombre que jamás fué escrito?. Imagino a la historia afirmando que aquél desconocido jamás existió y aquél que firmó sin nombre fue invención de alguien cuyo nombre también quiso ocultar.

[Anónimo]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: